“Sugarcubes”

Life’s too good, así se titulaba el LP que me llamó la atención en la sección oportunidades de la tienda de discos a la que solía ir a menudo, que era lo único que me podía costear, precios de liquidación y cosas muy raras, algunas interesantes y otras que no había por dónde cogerlas.

La portada era rompedora, dos pictogramas, de polla y coño, lo vi un símbolo de rebeldía con ingenio, irreverencia y cachondeo, parecían pasarlo mejor que bien, y encima en aquel disco, oh! sorpresa! ESTABAN LAS CANCIONES ESCRITAS!!!

Para una friki como yo, en la ante-pre historia de Internet, en mis circunstancias familiares sin mucho acceso a formación ni información, tener las canciones del disco por escrito era un determinante para escoger entre saldos de mercadillo, con bodrios por todas partes.

Y cómo no, lo grabé con la cadena musical (eeeeeeeeeeh) del tocadiscos (oooooooooooh) a cinta para cassette (siiiiiiiiiii) y….a escuchar con walkwoman (jejeje) p’alante, vueltas y más vueltas. Me gustaba como pronunciaban Motor Crash, el ritmo country-islandés del Fucking rythym and sorrow, cada canción era diferente, como suele pasar en el primer trabajo de la mayoría de grupos y artistas musicales.

Con la canción Delicious demon, y el yiiiiiiiijaaaaaaaaaa!!! entraba en coma p’arriba… eso de empezar uno y contestar cantando la otra, y luego todos juntos unidos siempre me ha parecido de mucha comunión humana, y me gustan este tipo de grupos donde todos hacen de todo aportando al bien común, en este caso, que suene sincopado, y si ya da para filigranas, pues de salto.

Y cuando escuchaba Birthday, puesto que sabía perfectamente qué estaba cantando, mi imaginación volaba hacia una niña tranquila, de pueblo como Heidi, sin imposiciones ni exigencias externas, en su propio mundo, como decía la canción, una niña normal de 5 años, como a mí me hubiera gustado recordarme. Y con 16 años, me alimentaba de la infancia de esa niña como mía. Eso sí, sin ningún recuerdo de ella.

Me lo compré a gusto, y unos años después salió una tal Björk, que me encantó y, ah! por donde, que era la del yiiiiiiiijaaaaaaaaaa!!!! que ya había pasado a mejor vida por el uso y disfrute que le había dado, y de la que sólo se ha salvado del olvido la más valiosa, por haber construido una bonita infancia para mí.

– Birthday

3 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s