Lección de vida 4: bailemos

La vida es movimiento, el espacio se ofrece ilimitado para ella, y en el momento que el reloj del tiempo le da vitalidad y caducidad, el cambio es inherente a la transformación en la unión. Nada permanece inalterable.

La humanidad está llena de finales perdidos.

Y mientras tanto, tenemos que bailar al son de la melodía que utilizamos los humanos para dar sentido al día, cantando como valientes desterrados del miedo, haciendo coros y corrillos, poniendo voz y voto en lo acontecido, por haber y hacer, con gusto, estilo propio y la mejor voluntad posible de hacernos bien para mayor dignidad.

Y cuando no guste, a esperar el cambio, participar del cambio, cambiarlo todo.

Seguir haciendo lo mismo no tiene futuro
Para qué cambiar cuando todo está bien?

Bailemos solos o acompañados, la vida nos pone el escenario en las manos y nosotros las necesidades en nuestros pies, bailemos pues o quedémonos quietos a esperar que se termine la música!

Desnudos y vestidos, calzados y descalzos.
Lo que no tiene valor, muere

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s