Ángeles y demonios

Hace años que apenas leo más allá de artículos y definiciones breves publicadas en Internet. Debo decir que andaba desanimada porque, además de haberme fastidiado la vista a velocidad del rayo debido a la luz que emana de las pantallas electrónicas, había perdido el encuentro con la ilusión provista de la intuición que te dice que el libro que estás hojeando, promete. Y estás deseando llegar a casa y empezar a leerlo sin demora hasta devorarlo y acabarlo con una sensación de placer y empacho, un poco a disgusto porque se ha terminado, y la idea de que debía haberlo hecho durar más tiempo con el que disfrutar hasta del más minino detalle.

Pero a pesar de lo dicho, cada vez que un libro así cae en mis manos, sigo sin ser comedida…

A punto de engullir y ser engullida en apetito voraz!

Siempre he sido feliz visitando librerías con ganas de ese bienestar que también el juego ofrece, de recibir una buena mano con la que jugar sobrada de triunfos.

A veces perdía dinero, pero otras me llevaba joyas a casa, que me han dado conocimiento, y con ello, intento vencer a mis demonios del miedo y la ignorancia, y responder a las dudas que tanto la razón como la emoción me plantean ante lo desconocido.

Demonios en tus ojos…

Creí haber extraviado mi mojo, la chispa de la vida, la iluminación divina que procede de la intuición, la conexión con lo universal, lo invisible cuando se vuelve accesible y cae como llovido del cielo.

Mí apatía era tan evidente, que hasta mi vecina me asustó informándome del peligro que encierra acostumbrarse a leer artículos cortos, me advirtió del riesgo que corría por no terminar, ni siquiera pasar del primer capítulo de cualquier libro. De ver la librería llena y morir en el impulso de coger alguno para tener que devolverlo meses después con penalización y tristeza por el hecho en sí mismo. Y me preguntaba si el proceso de domesticación y socialización estaba teniendo éxito, convirtiéndome en parte del estúpido y sumiso colectivo humano, perezoso, ignorante y gracias a ello, obediente dependiente e insuficiente.

Sin embargo una suerte de destino parece cuidar mi camino, aún con tropiezos y zancadillas, de vez en cuando, pego un salto mortal y avanzo tres casillas; cuando parece que nadie mira es cuánto más libre me siento y es entonces, cuando nadie queda, que quedamos tú y yo a solas, en la cama hablando con calma, me siento única en tu compañía, y el amor que me invade todo lo purifica, trabaja la violencia y el ruido. Estimula aprender en tu casi infinita paciencia, al amparo de la ciencia y la consciencia, gracias a tu presencia recupero la confianza, el cariño que muestras sin echar humo ni peste negra, fino y suave el motor de arranque recupera la armonía de su vibración.

Dispuesta a disfrutar agradecida 🤗

Y encontré luz conque leer lúcidamente, sentada plácidamente en mi sillón, mecida en el vaivén de mis ojos, traqueteando al pasar de las páginas, alimentada bien de cuerpo mente y alma.

Apuntes Psicobiología de la violencia

  • Ácido 5-HIAA en líquido cefalorraquíde
  • Onda P300 (de menor amplitud)
  • Genotipo TPH A218C
  • Lesiones que disminuyen o inhiben la conducta agresiva excesiva en seres humanos, en orden de mayor efectividad para reducir la agresión y menores efectos colaterales (aunque pueden ser graves):
  • 1- lesiones estereotáxicas de la amígdala, centradas fundamentalmente en el núcleo basolateral (López-Muñoz y cols.,2000, Es la lesión más utilizada.
  • 2-Amigdalectomía
  • 3-Hipocampectomía
  • 4-Cingulectomía
  • 5-Lesiones en el hipotálamo: núcleos intralaminares y dorsomediales del tálamo (Spiegel y cols.,1953)
  • 6-Lobotomía temporal bilateral (con extirpación de la amígdala)
  • 7-Lesiones en el cortex orbitofrontal y regiones prefrontales adyacentes)
  • 8-Síndrome del lóbulo frontal
  • Estudio FCSr (Flujo sanguíneo cerebral regional) y demencia frontotemporal (DFT)
Mucho cuidado con ver tanto telediario
Si es que no tiene desperdicio, está tan resumido que da para cientos de libros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.