Fruta de la pasión



Ni demasiado dulce ni siquiera salada, en su justo punto de ambrosía, madura al diapasón de la pasión, la fruta prohibida que mi árbol de vida, mojada por el anhelo de tu deseo, se ofrece como alimento en la contínua travesía que es, vida mía, amarte día a día.


Vacaciones?

Pretty vacant!!!

Teléfono?

Espera un momento

Cine?

Pues eso, sigue soñando…

Navegador y Coche?

Para qué!?

Piernas, para qué os quiero!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.