Un romance entretenido

Qué hacer para calmar y reducir al monstruo cuando está enfadado?

Con un gesto emotivo, la promesa de una noche memorable penetra en su deseo último de ser humano; su mano ofrece en confianza la ausencia de conflicto y miedo a la dualidad, haciendo mella en el áspero y rugoso aspecto de la fiera hasta el fin de su fatalidad, evitando así la destrucción total en su bruta forma primitiva.

La caída a un ser inferior significa sólo un cambio de tamaño, el interior sigue intacto, perdura, la procesión vuelve a estar por dentro, la sangre ni es roja ni azul, es verde, como el color de los mocos, de los mocosos cuando están enfermos, y se hace transparente al contacto con la gente que siente diferente, que entiende la diferencia y comprende la insolencia del error en un cuerpo humano. Seres capaces de transformar la inconsciencia rebeldía en un inconformismo reductible y legible entre mentes inteligentes.

Y en la transparencia se vuelve a ver la luz, y brilla por igual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.