Provengo de familias humildes sin ilustres apellidos de hazañas gloriosas para la patria, ni tengo escudo de armas ni título alguno que me haga ser sin estar.

Desciendo de la rama desheredada de mi bisabuelo materno, gente inteligente que se comportó torpemente, gente de bien que a mí me hizo mal. Porque no lo conocemos todo de todo, errare humanum est, en latín para que quede más antigua la frase.

En esta ocasión fueron hombres con hombres, y las mujeres y niños fuimos daños colaterales, negar una descendencia a la que por sangre se pertenece, vaya novedad verdad? Y así sigo con otra frase, el mal de muchos como consuelo para los tontos.

A pesar de ello, tuve a mi alcance más billetes de los que podía gastar en un día, en un mes y en un año, y la abundancia de generar más y seguir en el ritmo, nada me era suficiente ni se me ponía nada por delante, todo lo conquistaba con el filtro que da tener el poder de cambiarlo todo con dinero.

Una de las enseñanzas de mi padre; nostamal.

Y con ésto he aprendido, además, que es más fácil que lo gane un hombre que una mujer. El sistema patriarcal así lo hace como norma.

He observado sobre ganar mucho dinero, que te vuelve muy especializado. Porque la brecha salarial se divide ahí, en la mano de obra cualificada.

He aprendido que te vuelve necio para el resto de los asuntos en los que no te has especializado, que pueden ser hasta cosas básicas como freír un huevo y planchar una camisa.

Ya sé que no da la felicidad, a menos que lo uses para comprarla y consumirla.

Quizá cuando se tiene oro para toda la vida y unas cuantas más, es posible crear relaciones de felicidad para otras personas. En el resto de niveles, resulta un trabajo contradictorio y contraproducente, el ganar para sí y donarlo a la humanidad….

A todo ello, empecé a escribir porque quería contar que estoy de vacaciones sin dinero, feliz y muy muy muy pero que muy agradecida de no tener nada que hacer salvo dedicarme a mi quehacer complaciente.

Y para la libertad de ser, amplia visión, espacios abiertos, miradas indefinidas al horizonte y hacia el firmamento.

Compañía low-cost

Todo aparece tan despierto, tan accesible, tan abundante que desearía sostener este sistema solar en mi galaxia durante todo el espacio del tiempo de vida que me queda, y donde vivo confinada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!